¡ AVISO !

¡¡¡ AVISO !!! Estas historias no tienen nada que ver con ninguna historia real, están todas echas desde la misma imaginación, ni tienen dedicaciones ni indirectas, GRACIAS.

martes, 26 de agosto de 2014

Sonriente pantalla de amor

Fue una tarde, ella desahogándose conmigo en aquella pantalla de móvil, yo a través de la mía y ella desde la suya, sonriendo como un tonto a la pantalla pensaba en verla a cada instante y tratarla como si fuese la chica más maravillosa del mundo, no como si lo fuese, porque lo era... Yo la escuchaba, le aconsejaba, pero mis ganas de verla aumentaban con forme yo veía que no simplemente era bellísima por fuera, que si no también por dentro. Yo no quería agobiarla pero tenía ganas de hacerla feliz, feliz por siempre, merecía la pena que yo hiciese cosas para que ella sonriese día a día, motivo por cual debería despertar cada día, porque justo cuando la vi, allí esperándome, se me abrieron los ojos y pensé que tenía claro que ella era la única con la que quería compartir esa felicidad que tenía que repartirle, por eso sigo con ella, y ella junto a mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario